La N-120

image

Poco se puede decir de la etapa de hoy. Aunque no haya sido igual para todos, para  mi ha sido verdaderamente insoportable. Pero no por dura, ni por larga, sino por haber tenido que andar casi constantemente junto a la carretera nacional 120, en ocasiones separados de la misma por apenas un par de metros. El continuo paso de vehículos de todo tipo circulando a buena velocidad, ha llegado a resultarme muy molesto. No veía el momento de llegar al albergue.
Menos mal que al llegar a nuestro destino en Hospital de Órbigo nos hemos encontrado con una grata sorpresa. Antes de entrar en el pueblo pasamos por Puente de Órbigo, separado de Hospital de Órbigo por un impresionante puente sobre éste río. Junto a su cauce observamos sobre una explanada de césped unas construcciones de madera que Carmenxu encuentra idóneas para la celebración de las antiguas justas de caballeros caballeros. No podía estar más acertada: más tarde, en el albergue, encontramos fotografías que reflejan la celebración de unos festejos en los que se reviven aquellas justas, precisamente en la explanada.
Mención especial para el albergue de San Miguel, que sin ser de los que cuentan con mejores instalaciones está bien aseado y cuenta con una decoración muy particular a base de pinturas hechas por los peregrinos que por allí han ido pasando.
Mañana por fin dejaremos las planicies castellanas. Nos vamos acercando a los montes de León, que nos introducirán en las próximas etapas en Galicia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *