Los Arcos

image

Hoy ya, definitivamente, nos adentramos en los llanos. La primera parte de la etapa, hasta Villamayor de Monjardin, ha sido bastante llevadera. Tiempo fresco, paisaje todavía bastante arbolado y sin grandes pendientes. Alguna parada para reposar unos minutos y reponer fuerzas con pan, queso y algo de fruta. Al pasar por Azqueta no puedo evitar sentir pena al ver el asiento vacío del bueno de Pablito, quien tanto ha hecho por tantos y tantos peregrinos.
La segunda parte de la ruta ha resultado más cansada. Los 12 kilómetros entre Monjardin y Los Arcos, sin fuentes ni apenas una sombra donde poder reponerse y descansar, suponen un buen castigo para nuestras piernas. Aun así nada que ver con la misma etapa de hace tres años, con Virginia y Carmentxu: mientras hoy la hemos andado acompañados de un viento fresco que hacía más llevadero el caminar, en aquel entonces el calor hizo todavía más dura una etapa que ya lo es de por sí. Además, mientras que hoy nos hemos quedado en Los Arcos, en aquella ocasión sumamos 6 kilómetros más a la etapa, para llegar a Torres del Río. La contrapartida es que mañana tendremos que caminar esos 6 kilómetros más, aunque esperamos hacerlos en condiciones más llevaderas.
También hoy hemos visto pasar a los tres ciclistas barbudos, aunque posteriormente no los hemos encontrado en Los Arcos. Quizá hayan continuado hasta Sansol o Torres del Río o incluso más allá. En todo caso, puesto que nosotros nos quedaremos en Logroño, dudo mucho que volvamos a coincidir con ellos. Me quedaré con las ganas de preguntarles por su particular forma de hacer el Camino en bicicleta.

image