Pa ponerse morao

image

La etapa de hoy, de Gontán a Vilalba, 22 Km. por terreno llano, no ha sido de las más duras. A primera hora, al salir del albergue, el cielo estaba cubierto de nubarrones y un viento frío hacía temer que tendríamos una jornada pasada por agua. Afortunadamente no ha llovido más que unas pocas gotas para las cuales ni siquiera valía la pena cubrirse. Lo que sí ha llovido durante el camino ha sido otra cosa: ¡moras! Millones de moras, toneladas de moras. A ambos lados del camino, zarzas y más zarzas repletas de moras maduras, gordas como almendras, dulces… Imposible resistirse… bueno, la verdad tampoco lo hemos intentado mucho, todo sea dicho.
Ya en Vilalba, aprovechando que hemos llegado pronto, hemos decidido asearnos e ir a comer algo más contundente que los bocatas de las dos primeras etapas. Haciendo caso a la guía de Miguel hemos ido al mesón O Pote donde nos hemos puesto otra vez moraos, pero esta vez de pulpo, lacón, calamares, tortilla… uf! Y para rematar una copa de orujo (digestivo, claro).
En fin,mañana nos espera un día duro, la etapa más larga de las previstas: 34 Km. Así que hay que reponer fuerzas y descansar cuanto nos sea posible. Esperamos que el tiempo nos acompañe.