Ponferrada

image

Por fin, llegamos a Ponferrada. Puesto que teníamos previsto el regreso para hoy mismo dejamos para el final una etapa corta, para no hacer muy pesado el día y permitirnos llegar con el suficiente tiempo como para evitar sustos, así como para poder asearnos y descansar y comer algo antes de emprender el viaje de vuelta.
Desde El Acebo apenas 16 kilómetros; la primera parte del camino, hasta Molinaseca, más lenta, por la lluvia y el terreno en bajada, en ocasiones con una pendiente considerable. La segunda parte ya a paso más rápido, con tiempo que mejora a medida que nos acercamos a Ponferrada.
Al llegar, nos invade una sensación agridulce; la alegría del camino superado se une a la tristeza del final. Una canción que cantábamos al finalizar las acampadas en los scouts Dice que “no es más que un hasta luego, no es más que un breve adiós, muy pronto junto al fuego nos reuniremos”. A pesar de esto, a pesar de que todavía no hemos finalizado nuestra experiencia y de que aún tenemos pediente el tramo que nos llevará a Santiago, sentimos que hemos llegado al final de algo. Los sentimientos se mezclan y las emociones brotan; algunas lágrimas en los ojos de mis compañeras, y si alguien se hubiera fijado en los míos, quizá también hubiera encontrado alguna.
Ya estamos más cerca del final. Como en otras ocasiones hacemos planes para continuar; la primavera próxima parece una buena ocasión, acordamos. Habrá que ir haciendo planes y reservando días de vacaciones. Como en otras ocasiones lo más complicado parece cuadrar los calendarios de todos, pero esta vez hay algo más, algo que podría ocasionar que no pudiéramos emprender la marcha todos juntos. Esperemos que esto no ocurra y que podamos terminar tal y como empezamos, juntos.